La belleza reside en los errores.

Un error. ¿Os habéis parado a pensar alguna vez en lo perfecto que es un error? Una tarde melancólica delante de ti mismo, da mucho que pensar. Hoy mi mente se posó en ese tema, y de ello vengo a hablaros. El concepto de perfección, a mi parecer, es un tanto relativo. ¿Habéis contemplado alguna vez la pura perfección? Yo, sinceramente no. En mi opinión, sería aburrido, pero claro, es solo una suposición, de la que he de partir para enunciar mi postura ante el tema. Yo opino que la verdadera belleza reside en el error. La verdadera belleza está en esa imperfección que hace que una nueva idea mejorada surja, con otro error, sí, pero menos tangible. Así, se conforma una cadena de mejoras sucedáneas, que, vista desde el final, adquiere el carácter de “perfecta”. A eso, es a lo que llamo perfección. En el campo artístico, por ejemplo, una obra que tiene un “error”, y que se reinventa con la aspiración de hacerla más “bella”, es por así decirlo, más perfecta. Yo creo que esa belleza añadida, se encuentra en el error. El error, es el germen que provoca la creación de la perfección como concepto, y como aspiración para seguir avanzando y corrigiendo “imperfecciones”, o “errores”. Da igual como lo llaméis.

Así pues, una vez explicada mi posición ante la caracterización de la palabra más repetida en el párrafo anterior, el mensaje que quiero transmitir es el siguiente: ¿Pretendéis aún dejar que el error se escape de vuestra vida, para dar paso a un muy relativo y dudoso concepto de “perfección”? Yo, personalmente, no. Lo verdaderamente bello, está en lo imperfecto. Aquello de lo que se puede sacar jugo y avance, es aquello que no está completado; aquello que no es perfecto. Dentro de ese “aquello”, me incluyo a mí mismo, y a todos vosotros que leéis esto. Todos somos imperfectos, y contenemos errores, pero la clave, es reinventarnos en base a estos, para ser más afines a esa aspiración de perfección deseada, y así, más “bellos” como personas.

No os auto-asesinéis por algo que a la larga, por mediación de la razón y una buena guía, será lo que os haga mejores. No os lamentéis por un error que os hará desarrollaros como personas. Avanzad, y pulid la belleza que se encuentra dentro de cada uno de vosotros, sin que os importe de forma alguna el camino para lograr dicha meta… No desistáis, por el bien de la belleza. No dejéis que muera. Reside en los errores, y de ellos estamos repletos. Así pues, concluyo este mensaje. Os quiero, imperfecciones entre las que me incluyo.

Esto es una declaración de principios y un mensaje que se auto-destruirá ante la mente del ignorante.

Mi única fuente, es la vida, y mi única dedicatoria va para aquella mente que, en su desesperación, necesita un rayo de luz, más que una explicación oscura y dudosa. He de ayudar a mi mente, y a muchas más, a salir de esta oscuridad. He aquí mi primer y pequeño grano de arena.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s