Hablemos de magia.

A veces, me pregunto por el significado de la palabra “magia”. Me resulta un término extremadamente peculiar, y quizás indagando en los fenómenos “mágicos” consiga llegar a una resolución acertada.

Pero… ¿Qué es un fenómeno mágico sino algo indescriptible? Fabuloso. “Mágico” pues, es aquello que tiene la característica de no ser explicable en su propia explicación. Hay millones de ejemplos mágicos, pero debemos centrarnos en uno en concreto. Pasemos a ese fenómeno, llamado amor… ¿Cómo pueden llegar a tal punto las personas? ¿Cómo es posible darlo todo por algo o alguien externo? A esto, vosotros responderéis: “Porque sí”, o…”Porque es amor”, pero yo digo..”¿Por qué porque sí? ¿Qué es el amor?”

Estamos ante un tema algo delicado, es cierto, pero opino que es algo sobre lo que debemos reflexionar. Bien, comencemos pues, viajeros mentales:

¿Alguna vez os habéis enamorado? Seguro que sí. El amor tiene millones de formas. Hasta un niño de seis meses de vida tiene amor a sí mismo de forma inconsciente. Es muy claro que a medida que pasa el tiempo vamos experimentando los diferentes estadios de esta extraña “aptitud”, “cosa” o “estado”. A veces, llegamos al punto en el que desconsideramos el amor primigenio, por un fabuloso error de concepción. Hablo de ese momento que muchos, como yo, habréis experimentado. Ese momento en el que todo el amor primigenio o propio se olvida, a cambio del amor a alguien ajeno que creemos que merece mil veces más de lo que nos merecemos darnos a nosotros. Esto, sinceramente, no tiene nada malo.

El amor no se basa en nada más que en una proyección ideal externa de lo que necesitamos. A partir de ahí, en nuestro interior algo empieza a marchar de forma distinta; nos empezamos a preparar para actuar en base a esa proyección. Pero, como todo conocimiento humano es incompleto, esa proyección puede ser equivocada… Y entonces… ¿Qué ocurre? Pues simplemente lo mismo que le ocurre a un edificio sin buenas bases. (Espero que me sigáis aún; esto acaba de empezar)

Pero eso, no nos importa. Seguimos construyendo, porque nos sobra el material en esta construcción, sí. También nos sobra el valor. Quizás el ánimo no tanto pero… “Ya llegará”. Volvemos a besar. Volvemos a soñar. Volvemos a pasear de la mano. Volvemos a pasar noches sin dormir; sin apartar miradas. Volvemos a abrir la compuerta más débil y preciada de nuestro ser. En definitiva, volvemos a amar.

Somos una caja de sorpresas. La verdad creo que es lo que más me fascina de eso a lo que llaman ser humano. Así pues, necesito no desviarme del tema. Hablábamos de amor. Si os fijáis, nuestro cerebro nos ha permitido indagar en la mayor parte del mundo externo. Nos ha dejado comprenderlo y estudiarlo y adquirir gran cantidad de conocimientos de este. Pero es de nosotros mismos, de nuestra esencia, de lo que menos nos ha dejado conocer y constatar. Ahí es donde está el verdadero significado de la magia. ¿Recordáis que hablábamos de ello? Pues sí. En nosotros mismos está lo inexplicable. En nosotros está esa duda. En nosotros, está la magia… No, mejor dicho; nosotros somos la magia. Nosotros logramos que aquellas “mini-magias” derivadas de nuestro interior sigan ejerciéndose, sin miedo alguno, con un coraje y un valor sobrenaturales, para así poder ser comprendidas. Nosotros las convertimos en aspiraciones; aspiraciones eternas, preciosas, y debo añadir, de valor incalculable.

Jamás debemos permitirnos dejar de fijar la mira en aquella magia que se encuentra en nuestro interior, llamada amor, aunque se exprese en cualquiera de sus infinitas formas.

Seamos nosotros. Sigamos creando dicha magia. Continuemos siendo el mayor misterio para nosotros mismos, hasta el punto de amarnos.

Y por supuesto, seamos conscientes, y a la vez inconscientes de ello.

Firmado: Un ser inmortalmente vivo, y muerto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s